domingo, 30 de marzo de 2014

¡Llamado por Cristo!

Esta entrada deseo dedicarla a Diego Olivera, amigo Argentino, bloguero católico, y ahora seminarista diocesano.

Le conocí por chat el 6 de noviembre del año pasado; en verdad es el único medio por el cual nos conocemos. Sin embargo lo siento como amigo de hace varios años. En aquel momento lo que nos ocupó fue una conversación sobre como echar a andar las "Asociaciones de Blogueros Católicos" en nuestros países, tanto en Argentina como en Honduras. Diego acababa de ser nombrado como coordinador, y recién había regresado de la JMJ de Río de Janeiro, donde cubrió el evento como agregado de prensa o medios de comunicación tengo entendido. Desde nuestro primer contacto, a pesar de ser tan joven, lo percibí como una persona determinada, enfocado en lograr lo que se proponía, con ese espíritu idealista y dinámico de la juventud.


Sin embargo, todas las ideas que compartimos durante aquel chat tendrán que ser desarrolladas por otra persona. Bien dice el dicho que cuando planeamos algo, Dios se ríe de nosotros. El pasado 19 de febrero mientras nos preparábamos para hablar sobre "Evangelización en Internet y las redes", Diego me dijo que no podría apoyarnos. ¡Me quedé helada! ¿Dónde estaba toda aquella disposición del chico con quien había conversado meses antes? Pero su excusa me dejó aún más atónita, y prácticamente sin palabras: "quiero contarte que ingresaré al seminario diocesano", me dijo. Les comparto la imagen de ese chat, que quedará inmortalizado:




¡Desde entonces nuestra alegría es inmensa! En "Blogueros con el Papa" nos sentimos orgullosos de tener a un amigo que ha decidido servir a Cristo y a su Iglesia. Nuestras oraciones estarán siempre con él, porque sabemos que el camino no es fácil. Serán 8 años de altos y bajos, que sin duda dejarán muchos frutos en su camino, y por que no, en el de otras personas.

Finalmente les comparto una fotografía de su misa de envío antes de ingresar al Seminario Diocesano. Desde ya se nota que seremos muchos lo que estaremos rezando por Diego, para que sea sacerdote del Señor por siempre!





1 comentario:

Maria del Rayo dijo...

Gracias Irina.
¡FELICIDADES DIEGO!